Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en esta página.

Durante el intercambio entre familias

  • Hacer fotos de la llegada y de todos los momentos que podáis. Recibir fotos, siempre hace ilusión y tranquiliza.
  • Intenta no hablar con vuestro hijo cada día, marcar con los padres los días y horas que les iría bien. Pero cuanto menos habléis mejor: más confianza demostráis a los padres que invitan y mejor se integrará el invitado.
  • No es fácil incluir a un nuevo miembro en la familia hay que tener paciencia con el nuevo invitado y el resto de miembros.
  • Intenta tratar al invitado como a uno más en la familia, con encargos, obligaciones y derechos.
  • Tu hijo invitado en otra casa ha de colaborar en la familia anfitriona, hacer el esfuerzo de integrarse.
  • Tu hijo no debe aislarse con móviles, tableta, etcétera. Es lo peor que puede hacer porque parecería un desprecio a la familia anfitriona.
  • Intentad comer juntos y hablar con el invitado, explicarles vuestros planes mientras está con vosotros, etc.
  • Si la familia es de pago es importante conocer cuales serán los horarios, actividades, qué ofrecen. Llegar a un acuerdo con ellos sobre todos los aspectos del alojamiento.
  • La persona a la que invitas cuenta con estar invitada a todo por lo tanto es uno más en tu familia y los gastos corren por tu cuenta. Si hay algo extra debéis hablarlo antes del viaje para que no hayan malos entendidos (un viaje o excursión, entradas a algún espectáculo, etc.)
  • Si hay estudiantes de la misma edad en casa puede que en algún momento se sientan cansados del invitado o surjan los celos, es normal, puede que hayáis hecho demasiados cumplidos.